Balance y propuestas de acción contra la LOMCE

Publicado originalmente en REF

Compañeras y compañeros de la REF:

Es momento de repasar lo que ha podido hacerse en un mes, desde que organizamos un plan de actuaciones alrededor del 10 de diciembre de 2012, pocos días después de conocer el segundo borrador de la LOMCE.

Punto 1: entrevistas

– Entrevista programada en el ministerio (con Maria José Fabre, subdirectora gral. de ordenación académica) el 16 de enero.
– Entrevista con representantes del grupo popular (Sandra Moneo y Eugenio Nasarre) en la comisión de educación del Congreso de Diputados el día 13 de diciembre; nos dan su apoyo; a la entrevista acudieron Eduardo Martín, Manuel Sanles y Ángel Vallejo, y nos enviaron un resumen.
– Entrevista con representantes del grupo socialista (Mario Bedera y Federico Buyolo) en la comisión de educación del Congreso de Diputados el día 20 de diciembre; nos dieron su apoyo; a la entrevista acudimos Esperanza Rodríguez Guillén y Fernando Rampérez, también hemos enviado un resumen.
– Carta al gabinete del Presidente del Gobierno: gestionándose.
– Solicitud de entrevista con la secretaria de Estado de Educación, Monserrat Gomendio: gestionándose.

Punto 2: firmas y web

– El blog de la REF (este) recoge todo el material y la actividad.
– Creada una página de la Comisión de Enseñanza Secundaria de la REF en Facebook, con todo el material y las actividades.
– Además de la página quehabíamos creado para recoger firmas en defensa de la Ética de 4º de la ESO, que cuenta con aprox. 5000 firmas, Gloria García Molina creó otra página para recoger firmas por la Historia de la Filosofia de 2º de Bachillerato, que en este momento recoge más de 6000 firmas.
– Nos adherimos a la página que recoge firmas contra la Ley Wert, que en este momento recoge más de 91.000 firmas.
– La recién formada comisión de trabajo de Murcia promociona el slogan “Quién teme a la filosofía”, cuya página en Facebook cuenta ya con más de 1.000 miembros, y lo difundirá también por Twitter.

Punto 3 y 4: artículos en los medios

– Artículo de la Comisión Permanente de la REF en El País digital, el 25 de noviembre: “La Filosofía, escuela de libertad”.
– Hemos contactado con Savater, Pardo, Mayor Zaragoza, Albiac, Cortina… Hay comprometidos ya artículos de Savater y Mayor Zaragoza. Ya publicó un artículo Adela Cortina en El País“Ética en la escuela”.
– El 10 de diciembre hicimos público un comunicado de prensa de la REF; lo mueven en los medios Cifuentes y miembros de la Plataforma en Defensa de la Filosofía de Madrid.
– Un artículo de Luis Soto y MiguelA. Martínez en La Voz de Galicia de 14 de diciembre.
– Un Manifiesto del grupo DOXA de Lugo. Ver también artículo.
– Entrevista en Grundmagazine.
– En resumen, han salido algunas informaciones específicas sobre la reducción de la filosofía, pero ciertamente pocas y la mayoría en medios secundarios.

Punto 5: intervención de los coordinadores de la asignatura en Universidades

– Todavía no hay declaración de los coordinadores de Historia de la Filosofía de las universidades de Madrid.
– El coordinador de Murcia convocó al profesorado de secundaria y de ella surgió una comisión de trabajo en la que también están representados los estudiantes de la Facultad, el decanato y las asociaciones de la Región de Murcia (SFRM, ASEFI y Filosofía para Niños).

Punto 6: contactar con las asambleas de estudiantes

Tenemos noticia de acciones de estudiantes en Murcia, Zaragoza y Madrid.

Punto 7: intervención de la conferencia de decanos

Declaración de la Conferencia Española de Decanatos de Filosofía, 14 de diciembre.

Punto 8: Acciones de presión, como no firmar actas

Pendiente de novedades.

Punto 9: Acciones simbólicas o manifestaciones

Pendiente (ver propuestas más abajo).

Punto 10: Declaraciones de claustros y juntas de facultad

– Nos constan las declaraciones de las facultades de Murcia, Madrid, Salamanca, Santiago de Compostela y UNED. Las de Murcia y Madrid han sido recogidas por la prensa.
– Tenemos también la Declaración del IV Congreso Iberoamericano de Filosofía, en Santiago de Chile.

Punto 11: cartas a grupos políticos y consejeros de educación

– Ya hemos hablado con los dos grupos políticos principales (véase arriba), y hemos solicitado entrevista con el de Izquierda Unida y con UPyD.
– Confirmada la intervención de los Consejeros de Educación de Murcia y de Rioja en defensa de la Historia de la Filosofía, en la última Conferencia Sectorial de Consejeros de Educación, 19 de diciembre.
– La Sociedad Cántabra de Filosofía se ha entrevistado ya con un director general de la Consejería de Educación, quien ha dado su apoyo a la reivindicación de la Historia de la Filosofía y dice que la asignatura alternativa a religión se podría asignar al área de filosofía.
– La PDFEX (Extremadura) también ha solicitado entrevista con su Consejero de Educación.
– Pablo López informa de la realización de una mesa redonda sobre “Filosofía y reforma educativa” en Castilla-León y petición de entrevista con el Consejero de Educación.
– Carta de la AAFI contra la LOMCE (ver www.aafi.es).
– Simón Fdez. Fuertes envió información a todos los IES de Galicia.
– La Sociedad Asturiana de Filosofía, junto con la Asociación Asturiana de Filosofía para Niños y el Departamento de Filosofía de la Universidad de Oviedo, realizó el pasado 10 de diciembre un acto de reivindicación de la Etica y la filosofía.
– La Societat Catalana de Filosofia trató la cuestión en la asamblea de 12 de diciembre y promueve acciones (según informa Ramón Moix).
– Comunicado de los profesores de Filosofía de Navarra de 19 de diciembre, y entrevista con el Consejero de Educación, que apoya la Historia de la Filosofía y así se lo comunicó a Wert.
Punto 12: Acto contra la ley Wert en el Paraninfo de la Complutense

– Fue un éxito, el decano de la UCM intervino para contar la situación de la filosofía (aunque esto último no salió en los medios…).
– Recordemos que también tuvo lugar en el Ateneo de Madrid a fines de noviembre un acto de presentación de la REF y, en ese momento, de defensa de la Ética.

Punto 13: Debate sobre la enseñanza de la filosofía

Lo hemos fijado para las jornadas de la REF que celebrarán los días 19 y 20 de abril.

 

De la información que hemos podido ir recogiendo pueden deducirse al menos dos cosas. Una, que la elaboración del anteproyecto parece más ser fruto de un engranaje kafkiano que de un organismo racional y comprensible de toma de deciones, lo cual produce bastante desasosiego… De momento nadie nos ha dicho que se oponga a la presencia de la filosofía en tres cursos, pero eso puede significar que no hemos dado con el núcleo que decide (si lo hay…) ni con el argumento (si lo hay…). Dos, que hay contradicciones sobre la temporalización de la ley: varias fuentes nos dicen que se discutirá durante bastantes meses, otras dicen que irá al Congreso a finales de enero y será ya allí donde se discuta; todos coinciden en que no estará aprobada hasta después del verano, muchos sospechan que no se aprobará nunca… En cualquier caso, tenemos más tiempo del que creíamos, pero en absoluto demasiado, y creo que deberíamos centrarnos en promover todo lo que podamos durante estas tres semanas de enero; hay que intentar cambiar el anteproyecto antes de que se tramite en el parlamento (aunque también lo intentaríamos allí).
Propongo al menos estas acciones:

– Promover que las asambleas de estudiantes “se muevan”. Es importante que se coordinen a escala nacional y que, además de las acciones que emprendan por su cuenta, podamos contar con ellos para alguna acción conjunta que sea sonada.
– Difundir un vídeo explicativo o “promocional”, podrían realizarlo los propios estudiantes. La comisión creada en Murcia ya ha empezado a trabajar en la elaboración de un vídeo.
– Las diferentes asociaciones deben intentar hacerse oír en las consejerías de educación. Sería bueno que hubiera acciones coordinadas del profesorado de secundaria, las asociaciones, las Facultades y los estudiantes, para presionar a las consejerías autonómicas.
– Dicen los que saben de esto que la concentración en twitter enviando mucha gente a la vez textos con el mismo “slogan” produce resultados en cuanto a “visibilización”. Lo propone la Asociación Profesional de Filosofía; les invito a organizarlo y coordinarlo. Propongo que se use el lema que ya están usando en Murcia, “quién teme a la filosofía”.
– Inundar los periódicos nacionales de “cartas al director”.
– Inundar de artículos los periódicos electrónicos y regionales.
– Entrega de firmas (¿cuándo y a quién?, ¿en la entrevista en el ministerio?).
– También podríamos pedir el apoyo del Observatorio Filosófico de Mexico y de los organizadores del IV Congreso Iberomericano de Filosofía, para que envíen cartas directamente a Rajoy y a Wert. Es una propuesta de Roberto R. Aramayo.
– Manifestación o acto público: para que sea relevante, debe estar bien preparado y tener un cierto componente de “espectáculo” o “performance”; si no, como no somos muchos, en medio de tantas manifestaciones de tanta gente pasaríamos desapercibidos; hay que pensar algo pronto y pensar una fecha (alrededor de la tercera semana de enero, quizá).

En unos días, concretaremos estas acciones y os informaremos.

En cuanto a las “reivindicaciones”, del debate canalizado por correos electrónicos y que deberá sustanciarse en las jornadas de abril, deducimos que nuestras peticiones serán, en este orden de prioridad:

1.    Mantener la Historia de la Filosofía como obligatoria y en las mismas condiciones que las demás materias obligatorias en segundo de Bachillerato (se entiende que también la Filosofía de primero)
2.    Mantener una asignatura del área de filosofía como obligatoria en cuarto de ESO (puede ser una ética sin adjetivos, una introducción a la filosofía o filosofía I, una asignatura de argumentación y diálogo…)
3.    Si se mantiene la alternativa religión/valores éticos (lo cual, en principio, no apoyamos), que la segunda se adscriba al área de filosofía
4.    Que se mantengan optativas de segundo de bachillerato como Psicología, Sociología y otras adscritas al área de filosofía (filosofía de la ciencia, filosofía del derecho, estética…)
5.    Proponer formas de una educación en filosofía en primaria
Un abrazo y ánimos para el nuevo año, nos van a hacer falta…

Comisión de Enseñanza Secundaria de la REF (fernandoramperez@gmail.com)

Carta a los Reyes Magos: Filosofía en Secundaria

Publicado originalmente en Antes de las Cenizas:

Queridos Reyes Magos:

Aprovechando que las fechas invitan a pedir milagros y que este año no me he portado muy mal, me tomo la libertad de exponerles yo también mis deseos. Como ya sabrán, hay por ahí un tal Herodes que la ha tomado con la asignatura de filosofía en la educación secundaria. No le deseo nada malo al Herodes este, pero no le vendría mal que, entre los carbones que le preparen, le pongan un poco de prudencia. Para mí, les diré a continuación lo que quiero. Como son ustedes magos y no políticos, no me esforzaré mucho en convencerles:

  1. Lo primero que pido son tres cursos de filosofia: en 4º, en 1º de Bachillerato y en 2º de Bachillerato. La filosofía en secundaria sólo tiene sentido al final y no sólo por cuestiones de madurez de los alumnos, que también, sino por razones lógicas. Hacerlo de otro modo es empezar la casa por el tejado.
  2. Para 4º de ESO pido una Ética. Pero esta ‘Ética’ no puede ser lo que ha sido hasta ahora, no se confundan Sus Majestades. Nada de fomentar valores ni formar emociones -eso que lo hagan en coaching. La Ética de 4º tiene que ser una reflexión filosófica sobre lo que interesa a todos: la vida humana y lo que de ella se deriva. El concepto de ‘vida’ tiene que ser el núcleo a partir del cual se hable de la felicidad, de la libertad, de la responsabilidad, del deber, del bien, de la virtud, de la justicia, del Estado y la verdad, entre otras cosas. Pero este ‘hablar’ tiene que ser un hablar filosófico. Se trataría no tanto de lograr una definición ni de ‘aclarar’ sino de todo lo contrario, de mostrar la complejidad inherente a esos conceptos y la necesidad de pensarlos. Sobre la naturaleza de la asignatura, me permitirán Sus Majestades que me exprese con brevedad: tiene que ser una María, pero una María preñada a punto de dar a luz.
  3. Para 1º de Bachillerato pido una Historia de la Filosofía, concretamente me gustaría que la Historia de la Filosofía que hasta ahora hay en 2º de Bachiller pasara a 1º, con algunas reformas menores. Disponiendo de una dotación horaria suficiente -eso es importante, no lo olviden Sus Majestades- la asignatura tendría tres partes: Antigüedad, Edad Media y Modernidad. Se trataría de mostrar no sólo el pensamiento de algunos autores representativos de cada periodo, sino, a través de ellos, tres modos de pensar la realidad. Cada modo de pensar es como una linterna que alumbra la realidad desde una peculiar perspectiva que hace aparecer un mundo distinto. Así que lo que estaríamos estudiando aquí, además del modo de pensar antiguo, medieval y moderno, sería el mundo antiguo, el medieval y el moderno.
  4. Para 2º de Bachillerato pido otra Historia de la Filosofía. El mayor defecto que tiene la actual asignatura -que Herodes quiere eliminar- es que termina donde debería empezar. En esta asignatura habría que exponer de un modo riguroso las principales corrientes y autores del pensamiento filosófico actual, entendiendo por actual el siglo XX y tal vez un poco antes. Estos autores están configurando nuestro propio modo de pensar y por lo tanto nuestro propio mundo. Estoy convencido de que si la Historia de la Filosofía no termina así no tiene sentido, al menos en la educación secundaria.

Supongo que incluso para Sus Majestades es difícil cumplir estos deseos. Pero no pierdo la esperanza porque hay deseos que para que se cumplan basta que los desee mucha gente y lo que pido no es tan descabellado. Después de todo el objetivo de la educación secundaria es preparar a los alumnos para su futuro y ¿qué mejor preparación para el futuro que dotarlos de las herramientas conceptuales para comprender -o intentar comprender, porque puede que sea incomprensible- la vida y el mundo al que van a enfrentarse?

El olor a pedo de perro o la enseñanza de la Filosofía

Publicado originalmente en Nuevas Andanzas de Profesor en la Secundaria

He escrito sobre la pérdida de posiciones de la enseñanza de la Filosofía en el borrador de la LOMCE del evangélico ministro WERT. He deplorado su menoscabo académico y me he solidarizado con los defensores de su presencia efectiva en la educación en campañas como Change.org donde he firmado para su no detrimento académico.

Dicho esto, y haciendo honor al hecho de pensar, me he preguntado si no será, por el contrario, una oportunidad única este abandono de la Filosofía en los planes educativos que la subsumen en una materia casi anómala, abocándola a la desaparición casi efectiva. ¿Hay algún mensaje críptico en este laminamiento académico?

Preguntémonos realmente hasta qué punto es necesaria la Filosofía en nuestras vidas, hasta qué punto el pensamiento sistemático y sofisticado es imprescindible en nuestro tiempo. Tengo la impresión, por contra,  de que hemos sustituido, ese pensamiento sólido y analítico, por una colección de clichés terapéuticos y pragmáticos que sustituyen a la verdadera reflexión filosófica. En efecto, nuestro tiempo es pródigo en escritura que reivindica con entusiasmo el pensamiento débil que tiene su cenit en esa maravillosa aportación de los años ochenta del siglo pasado que es el pensamiento positivo que nutre gozosamente la pedagogía, las reuniones sociales, las meditaciones virtuosas de las masas que exhiben y muestran orgullosas su creencia en que hay que vivir el minuto presente, que vivimos el mejor de los tiempos posibles, si no fuera, ay, por nuestros políticos y por la corrupción que invade el sistema… La Filosofía no es realmente necesaria teniendo estos asideros conceptuales que reviven la necesidad orientalista de vivir el instante presente en su banalidad y su inconcreción, sin fuerza, como un pedo lleno de aroma con olor a pino comprado en Mercadona.

No, la filosofía no es necesaria. Si lo fuera, las asociaciones cívicas y de vecinos programarían cursos de Filosofía en lugar de manejo de ordenadores y de danza del vientre o de macramé, y nuestros alumnos reclamarían enérgicamente en las aulas el derecho a pensar y la profundización en los sistemas que llevaran a la superación de la banalización del presente. La Filosofía ha de sufrir la travesía del desierto, igual que lo vive la Literatura que se sume en obras excepcionales como Cincuenta sombras de Grey, o Crepúsculo o Las crónicas vampíricas… Las librerías son instituciones en trance de extinción, igual que las editoriales, igual que el cine que no responde a la industria del momento. Hasta nos hemos inventado los progresistas la idea de que robar ideas ajenas en forma de piratería tecnológica es buena y necesaria. El pensamiento hoy día es adocenado, repleto de buenas intenciones, repleto de lugares comunes. Nada hay tan temible como una comunidad humana inmensa en facebook que tiene centenares de millones de afiliados a la sectaponiéndose a pensar. El resultado es el Gran tópico, el gran tópico que alimenta nuestros días y que he expuesto anteriormente. No, no son necesarios Platón, ni Descartes, niKant, ni Hegel, ni Marx, ni Nietzsche, ni Popper, niWittgenstein… Hubo un momento estelar en los años ochenta del siglo pasado cuando descubrimos en las academias de pensamiento americanas el llamado pensamiento positivo que se reveló fundamental aliado del llamado pensamiento débilformulado entre otros por Gianni Vattimo que ha nutrido de modo no sangrante y postmoderno las aportaciones filosóficas de los últimos veinte o veinticinco años. La Filosofía desaparecerá, pero nosotros tenemos a Paulo Coelho, y Luis Rojas Marcos o en España a Eduard Punset para sustituir por visiones pragmáticas de la realidad la insuficiencia del presente o del pensamiento, o la incertidumbre humana, o el valor del sufrimiento.

La Filosofía desaparecerá y los seres humanos seguirán engreídos escribiendo genialidades en su FB o en su Twitterrevelando la consistencia del pensamiento actual que no necesita de gurús individuales que ya han aportado todo lo que tenían que aportar. No vivimos ya un tiempo de individualidades sino de masas lo que prefiguró Ortega y Gasset. El pensamiento individual no es necesario, solo hay que nutrirse de la amplia corriente subterránea que nutre la mayor aportación de la tecnología de la comunicación que es internet y que expresa el sentir y sentimiento de la especie humana que no es especialmente original, pero huele bien, y no a pedo de perro con los intestinos enfermos, que es tal vez el único olor que nos tendría que ser recomendable.

Pero muerto Dios ¿para qué diablos es necesaria la Filosofía o laLiteratura? Ambas disciplinas se abrieron paso en su lucha contra la Teología. Muerta esta, muerto Dios, ambas se han quedado en posesión de las masas que tienen a Coelho, aMariano Fernández Enguita, a Messi y a Mercadona como ídolos culturales máximos, y además ya sabemos que hay que lavarse las manos después de defecar. El verdadero pensamiento es esencialmente pesimista pero esto es inaceptable por las masas que han de encontrar en su vida algún sentido pragmático. Si no, tendríamos que salir y pedir academias deFilosofía en los barrios y ponernos a pensar seriamente en cómo podemos salir de este solipsismo positivista con olor a pedo de perro aromatizado que nos invade y creemos, hemos terminado creyendo, que hemos alcanzado el máximo de nuestros objetivos: el pensar que nuestra vida tal como es tiene sentido encerrados en la caverna. Y ya sabemos qué pasa con los mensajeros que vienen a contarnos lo que pasa en el exterior.

Historia de la filosofía: una despedida amarga

Publicado originalmente en Hsitoria de la Filosofía. Tutoría 2º B. Departamento de Filosofía del IES Isla Deva.

Como ya sabéis, el ínclito e inefable Wert refuerza el papel de la catequesis en las enseñanzas españolas; no hay lugar, pues, para conocer a Aristóteles, Hume, Kant o Marx. Hace muy bien; para eso se le votó. Algunos no están, no estamos, muy de acuerdo. Conste aquí nuestra discrepancia; y más personalmente, una despedida a tantos alumnos con los que fui entrañablemente feliz y a los que espero no haber aburrido más allá de lo inevitable.

Hay quien quiere ejercer su derecho al pataleo; aunque me reservo esa conducta, pues Wert es un hombre honrado, no me puedo negar, aún con sordina, a ejercer de modesto altavoz de sus pretensiones.

Waldenland25. Reivindicación de la filosofía -o de la Gaya Ciencia.

Publicado originalmente en Waldenland25 por Serenus Zeitbloom
Es hermoso y divino el ímpetu ardiente que te lanza a las razones de las cosas; pero ejercítate y adiéstrate en estos ejercicios que en apariencia no sirven para nada; y que el vulgo llama palabrería sutil, mientras que aún eres joven, de lo contrario la verdad se te escapará”
Platón. Parménides 135 d
Lo que recuerdo como más singular de las clases de historia de la filosofía a las que asistí como alumno es la sensación de estar enfrentado a la verdad sin otros instrumentos que mi propia razón y mi propia sensibilidad, nada se daba por supuesto, ni se aceptaba de antemano; cada afirmación, cada duda, cada argumento se mostraba ante mí para ser aprobado, matizado o rechazado. No era raro que aquellas respuestas y preguntas me acompañaran tras las clases y entonces me parecía contemplar el mundo con los ojos de SpinozaHeráclito, MarxDemócrito, SartreNietzsche,Ortega… Recuerdo con especial agrado la lectura de Los problemas de la filosofía de Bertrand Russell. Ninguna otra materia pudo en aquel momento rivalizar con la filosofía, aunque hasta entonces yo me había inclinado a la literatura y a la biología, me pareció que en la filosofía confluían todas, que la filosofía me permitía no renunciar a ninguna de mis inclinaciones… y hasta perfeccionarlas.
 He comprobado curso tras curso experiencias similares en alumnos. Nos quieren hacer creer, desde no sé que despachos, que se aburren soberanamente por la lejanía, lo abstrusa, lejana y falta de utilidad de la historia de la filosofía, pero no es mas que un puro prejuicio rampante que no me voy a molestar en desmontar -este tipo de pre-juicio es totalmente externo, interesado y propio de quien carece de contacto real con aquello que menciona. Sin duda, es patente la utilidad instrumental de la filosofía para mejorar y ampliar el conocimiento y uso de la lengua propia, como lo es para mejorar la comprensión de la historia en general, al relacionar hechos y acontecimientos con el desarrollo de las ideas. Mas estas utilidades son añadidos que vienen dados en la filosofía, pero que no constituyen su esencia propia. Es a esa esencia íntima a lo que apunta Platón, en las palabras de un anciano Parménides  dirigidas a un jovencito Sócrates que apunta maneras:
.. mientras que aún eres joven, de lo contrario la verdad se te escapará.
 Es la pasión por la verdad lo que caracteriza al filósofo auténtico, una verdad que puede no sea amable, ni conveniente, ni útil, ni bella, ni buena, que puede ser cruel, inhumana, fea. Algo de verdad hay en el hombre vulgar que en todos los tiempos ha visto al filósofo como un loco infeliz y un tanto ingenuo;  la búsqueda de una verdad tal sólo puede nacer como pasión allí donde exista esa pizca de locura generosa y despreocupada que anida en toda juventud auténtica. La filosofía en la juventud es esencialmente la gaya ciencia.

Meme. Historia de la filosofía. A hombros de gigantes

Plus Ultra. Historia de la Filosofía/Sus labores

Publicado originalmente en Plus Ultra por Manuel Marcos

La labor callada de la filosofía, su voz en la historia, que nos ha formado como personas, como ciudadanos, que nos ha abierto las puertas de la sabiduría y del ser, tantas páginas leídas que han abierto los ojos de la sensibilidad y la inteligencia a generaciones enteras de personas, con la asignatura de Historia de la Filosofía; las puertas de la amistad, las ventanas por las que adquirimos una visión del mundo que nos completaba, los respiraderos del arte, de la poesía, de la literatura: todos los ámbitos del ser humano y el canal de reflexión y meditación sobre el hombre, al aire libre del pensamiento filosófico, en la pureza de los conceptos que no están manchados por el vicio de la oscuridad complaciente en la que vivimos la mayoría de nuestro tiempo.

Las asignaturas de filosofía en España van a perder, si no lo evitamos, su carácter obligatorio en 4º de ESO y en 2º de Bachillerato, esta es la idea del ejecutivo de nuestro país, para acabar definitivamente con la capacidad de pensamiento libre y crítico de los españoles. Invitado por Miguel Ángel Velasco, cuyo blog pueden leer haciendo click aquí, participo hoy en una cadena de mensajes, para poner de manifiesto el ultraje y la desidia con la que estos políticos ineptos, ramplones, quieren eliminar de nuestras vidas el horizonte de luz y conocimiento, lo único que nos queda en realidad, en mitad de éste caos: el verdadero escalón sobre el que el hombre asienta sus convicciones políticas, éticas y sociales, y puede dar rumbo a su vida.

El Blog de Rosa María Rodríguez Magda. En defensa de la Filosofía.

Publicado originalmente en El Blog de Rosa María Rodríguez Magda.

Parece que el ministro Wert en su proyecto de LOMCE pretende reducir la asignatura de Filosofía al mínimo. Desaparece la Ética de 4º de la ESO, la Historia de la filosofía de segundo de bachillerato pasa a ser optativa, y aunque se da la posibilidad de que alguna otra filosofía pueda elegirse optativamente, lo cierto es que solo queda como obligatoria la Filosofía de primero de bachillerato con tres –¡o dos!– horas semanales.
Ello implica de facto conceptuar la Filosofía como una maría, esto es, como una de esas disciplinas de relleno, sin apenas valor curricular y consideradas intercambiables o prescindibles, un aditamento a la realmente importante formación troncal.
El problema no es una mera pelea por las horas, sino la simpleza intelectual que se trasluce, la pedestre visión educativa, que, para más INRI, pretende mostrarse como paradigma de eficacia y modernización.
No voy a entrar aquí en la defensa generalizada de las Humanidades. Si alguien no entiende su necesidad, será imposible explicárselo; como dice el saber popular, es vano “echar margaritas a los cerdos”, pues “no se hizo la miel para boca de asno”.
Simplifiquemos pues un poco el asunto y dediquémonos exclusivamente a la Filosofía.
Se piensa la educación como un mero adiestrarse en habilidades: matemáticas, pues al fin la economía va a regir nuestras vidas; ciencias, con ese ingenuo entusiasmo por su neutralidad; lengua, dado que sigue quedando feo escribir con faltas de ortografía, e inglés, que es el idioma internacional; y, por supuesto, mucho manejo de las nuevas tecnologías. Nada que objetar a que nuestros jóvenes se formen en estas disciplinas, pero sí a la obtusa visión de que con ello obtendremos generaciones competitivas, profesionales eficientes (¿?) que funcionen en empresas de manera polivalente, y, añado yo, sin cuestionarse nunca el porqué de sus cometidos.
Pues a preguntarse el porqué, a tener una actitud crítica, a establecer valoraciones propias y opciones personales, a eso solo se llega ejercitándose y aprendiendo, y usted, Sr. Wert, y cualquiera que componga su equipo, van a impedir que nuestros estudiantes tengan los conocimientos y las herramientas para ello. La filosofía no es una disciplina vetusta que estudia las elucubraciones metafísicas de muertos célebres, sino la suma de las reflexiones de todos aquellos que emprendieron el reto del más arriesgado desafío racional: comprender quiénes somos, cómo es el mundo que nos rodea, cuáles son las normas que deben regir nuestras acciones. Como resulta un tópico recordar –aunque dentro de poco ya nadie lo habrá estudiado gracias a ustedes– Kant resumía la tarea de la filosofía en intentar responder a las siguientes cuestiones: ¿qué puedo conocer?, ¿qué debo hacer?, ¿qué me cabe esperar?, las cuales, unidas, nos acercarían a la cuestión nodal: ¿qué es el ser humano?
Pero de una manera, quizás menos grandilocuente, la filosofía, en la actualidad, suele tener una perspectiva más hermenéutica, de desentrañamiento de los discursos, de todo aquello que se nos dice con pretensión de verdad, cuando ha tiempo que descubrimos que todo es interpretación, y aprendimos, con la filosofía de la sospecha, que las grandes proclamas encubren intereses económicos (Marx), opciones valorativas (Nietzsche) o pulsiones inconscientes (Freud). Y así, estudiando a quienes desvelan las trampas de los lenguajes, intentan pensar nuevas salidas a las crisis sociales, radiografiar conceptualmente el presente, y así, repito, estudiándolos, todos nos hacemos un poco más inteligentes, más perspicaces, más críticos.
Por eso es importante la filosofía, porque las cosas no simplemente están ahí, caídas de un guindo. Hace falta adiestrarse en no ser un ingenuo, ni un patán, y si todos los ámbitos del saber contribuyen a desasnarnos, y cada uno tiene su aportación específica, la única disciplina que posee esa peculiaridad de ponerse siempre algo más atrás de lo que incluso ella dice, actuando un poco como mosca cojonera, es la filosofía. Evidentemente, sin este pertinaz insecto, los mulos hacen más tranquilos su equina labor, pero no se trata de esto, ¿no? ¿O sí?

Cajón de lo Pensado. Meme. Historia de la Filosofía

Por invitación de soplo de conocimiento trato de explicar la necesidad de la Historia de la Filosofía en Bachillerato.

El bachillerato cierra el ciclo de los estudios secundarios capacitando para el adecuado progreso en estudios universitarios o profesionales superiores. Ha de contribuir al desarrollo pleno de las capacidades cognitivas de un alumno. Tal vez no sea casual que coincida el fin de este ciclo y el año de la mayoría de edad, es decir de la plena ciudadanía legal. Pero un ciudadano no puede enfrentarse responsablemente a la tarea de serlo sin un adecuado pensamiento abstracto. Como tampoco podrá enfrentarse de manera creativa a las diferentes teorías que explican y construyen nuestro mundo.

Entre las materias del Bachillerato la Filosofía en primero y la Historia de la Filosofía en segundo, son, sin lugar a dudas, las que más pueden contribuir al desarrollo del pensamiento abstracto. Y lo hacen aportando contenidos concretos, próximos a nuestra realidad, no de modo meramente formal, vacío de contenidos, como sucede con muchas otras materias.
Cercenar la Historia de la Filosofía es romper el ciclo que ambas componen y, en consecuencia, estorbar el crecimiento del pensamiento maduro.
Un alumno de bachillerato tiende a interpretar los contenidos de las asignaturas como verdades reveladas, que ha de aprender y perpetuar. En esta tesitura, se encuentra con las asignaturas de Filosofía que, humildemente, se atreven a levantar las sayas para ver qué hay debajo de nuestros conocimientos, y le plantea la humanidad de todos ellos, esa vieja medida de todas las cosas.
Al principio, la extrañeza y el desconcierto se adueñan de él, acostumbrado como estaba a lo indudable. Poco a poco, su inercia dogmática va cediendo, permitiendo un horizonte donde se constelan una serie de conceptos que afectan directamente a su vida y la sociedad en que se inscribe. Así, cuando llega la Historia de la Filosofía el alumno puede aproximarse a su propia historia, la del pensamiento occidental y en consecuencia, a su propia identidad. Porque estudiar Historia de la Filosofía es estudiarnos a nosotros mismos a lo largo del tiempo, acercándonos al proceso que nos ha llevado hasta el presente.
Tal vez por eso el ciclo de Filosofía en Bachillerato sea molesto para el poder, porque cuando uno desarrolla el razonamiento abstracto para comprender su situación y la de su entorno, puede tratar de cambiarla y eso no interesa demasiado. Serán preferibles asignaturas que no cuestionen los fines ni si estos nos interesan, es decir, que enseñen a hacer pero no rocen siquiera el porqué y para qué hacer. Puede que esto sea lo perseguido potenciando las llamadas materias instrumentales, especialmente las científicas. No interesan asignaturas que puedan hacer pensar en los fines de nuestra vida, de nuestra sociedad, de nuestros mismos estudios. No interesan asignaturas que estimulen la creatividad, porque invitarán a pensar alternativas al presente.
Suprimir la Historia de la Filosofía es una estratagema para suprimir la Filosofía por completo dentro del Bachillerato. Al romper la unidad del ciclo y reducir la asignatura de primero a una rara avis, sin sentido alguno y condenada a desaparecer. Y esto se produce, no lo olvidemos, dentro del contexto de supresión de las Humanidades, porque, precisamente estas, alejadas de lo meramente formal y próximas a la realidad cotidiana son demasiado peligrosas, puesto que contribuyen a construir ciudadanos capaces de enfrentar sus responsabilidades.

Mutatis mutandis. La inutilidad de la filosofía

Publicado originalmente en Mutatis Mutandis por oscarlsv

Que (la filosofía) no es una ciencia productiva resulta evidente ya desde los primeros que filosofaron: en efecto, los hombres -ahora y desde el principio- comenzaron a filosofar al quedarse maravillados ante algo, maravillándose en un primer momento ante lo que comúnmente causa extrañeza y después, al progresar poco a poco, sintiéndose perplejos también ante cosas de mayor importancia, por ejemplo, ante las peculiaridades del sol y los astros, y ante el origen del Todo. Ahora bien, el que se siente perplejo y maravillado reconoce que no sabe (de ahí que el amante del mito sea, a su modo, “amante de la sabiduría”: y es que el mito se compone de maravillas). Así, pues, si filosofaron por huir de la ignorancia, es obvio que perseguían el saber por afán de conocimiento y no por utilidad alguna. Por otra parte, así lo atestigua el modo en que sucedió: y es que un conocimiento tal comenzó a buscarse cuando ya existían todos los conocimientos necesarios, y también los relativos al placer y al pasarlo bien. Es obvio, pues, que no lo buscamos por ninguna utilidad, sino que, al igual que un hombre libre es, decimos, aquel cuyo fin es el mismo y no otro, así también consideramos que esta es la única ciencia libre: solamente ella es, en efecto, su propio fin.”

Aristóteles. Metafísica Libro I. Capítulo 2 (982a-983a)

Que la filosofía  es una disciplina “inútil” no hace falta que nos lo reprochen, lo damos por hecho. El mismo Aristóteles lo reconoce en este texto. Esa debe ser la razón (es una suposición, pues nadie del ministerio ha  dado argumento alguno) por la que es orillada en el currículo de secundaria y bachillerato en el último borrador de la LOMCE: “no es una ciencia productiva”. Y es sabido que el objetivo es “producir” a toda costa y para  ello no se precisa ninguna “ciencia libre” puesto que no existe el “hombre libre” que la pudiera reclamar.  Así que el asunto está meridianamente claro: ¿Qué entendemos por “educación”? ¿Para qué educamos a nuestros jóvenes?  ¿Para “producir”? Muera entonces la  ética y la filosofía. Pero pedimos que, al menos, tengan la valentía de decirlo alto y claro: “No queremos formar ciudadanos libres y autónomos sino eficientes trabajadores y pacíficos súbditos, y, a la vista de este objetivo, la ética y la filosofía son dos disciplinas superfluas” El argumento es convincente  y la conclusión acertada.

Feacios. Carta abierta al Ministro Wert

Publicado originalmente en Feacios por Eduardo Abril Acero

“Existir como hombres, ser ahí como hombres, significa filosofar. El animal no puede filosofar, dios no necesita filosofar.
Martin Heidegger
Señor ministro:
Como seguro usted sabe, Europa nació casi al mismo tiempo que apareció en las orillas del Mediterráneo un nuevo modo de vivir y habitar el mundo: la filosofía. Esta recién estrenada forma de ser la inventaron hombres arriesgados y valientes que tenían como horizonte último la búsqueda de la virtud y la justicia para ellos y sus comunidades.
Hoy en día, al otro extremo del Mediterráneo, gracias a usted, se consuma el abandono de lo que nos vio nacer como cultura. El proyecto de ley que pretende regular los próximos años el sistema educativo español y que, por tanto, será una pieza clave para formar a los ciudadanos del futuro, olvida por completo este carácter arriesgado y valiente. Para nuestros estudiantes se perderá definitivamente la vida y el pensamiento de los hombres que, en el pasado, pusieron los cimientos de lo que hoy nos permite pensar y hablar como lo hacemos, como buenos europeos, libres e inteligentes, conscientes de nuestro pasado y entusiasmados por el futuro.
Este proyecto, que no nos puede parecer sino un ejercicio de enorme irresponsabilidad, nos encontrará en frente expresando nuestra más rotunda oposición.
Y sepa que estas palabras no se dictan desde el corporativismo; nosotros, los que un día nos interesamos por la filosofía, carecemos de conciencia de clase. Nunca tuvimos, ni siquiera en las épocas en las que la filosofía invadía cada rincón del viejo continente, el sentido real de ser una “comunidad”. Los filósofos, cuando lo fueron de veras, poseían las virtudes del eremita que, dando un paso atrás, se tomaba tiempo en la reflexión serena. Compartían todos ellos, eso sí, los mismos enemigos sin cara: la estupidez, la ignorancia, la vulgaridad, las dictaduras de la ideología. Por eso, esta no es solamente la reivindicación laboral de un colectivo, la de los profesores de filosofía. Este es el lamento y la queja que surge de la lectura de este proyecto irresponsable; nos avergüenza la posibilidad de ser quienes presenciemos la derrota del pensamiento en un sistema educativo que nació para darle la oportunidad a los ciudadanos de construirse a sí mismos a través de la reflexión y el conocimiento.  
No comprendemos su motivación, señor ministro, cuando propone semejante despropósito. Oímos, tal vez como rumor, que no nos preocupemos, que no lleva tanta agua el río, sin embargo escuchamos bajar tumultuosa la corriente. Los profesores de filosofía llevamos años leyendo las entrelíneas de los textos, y “entreleemos” en este proyecto suyo un futuro desesperanzador, condenados a una ley educativa empeñada en producir ciudadanos para la docilidad y el trabajo callado, pero no para el pensamiento y la valentía. Y sospechamos, con un olfato acostumbrado a las verdades veladas, que bajo la letra de esta ley, hay un ánimo de cortar las alas de quienes puedan tenerlas.
La filosofía está viva en las aulas de los institutos, señor ministro, y esta ley acabará con esos espacios de libertad y pensamiento. Es ahí donde los alumnos, junto a sus profesores, aprenden verdaderamente qué significado tiene para nosotros, los europeos, la imposibilidad de ser felices en una ciudad injusta, tal como nos cuenta Platón, o el “Sapere Aude” de Kant, exhortándonos  a ser más audaces  e inteligentes, superando todos los prejuicios. Es ahí, en esa clase de filosofía que usted quiere amortizar, el lugar donde empezamos a adquirir este carácter tan nuestro, tan griego, tan europeo,  nuestra humanidad consciente de su precariedad, su finitud y su poder.
Puede que otra existencia, la imaginada por usted,  sea posible, una existencia que igual desea más arraigada en nuestra realidad española, como nos ha recordado últimamente. Pero no se equivoque, señor ministro,  profundizar en nuestras raíces no consiste únicamente en apercibirnos de nuestro origen cristiano. Francisco Suárez,  Giner de los Ríos, Miguel de Unamuno, Ortega y Gasset, Manuel García Morente, Xabier  Zubiri, María Zambrano, todos ellos leyeron a Platón, y también todos ellos representan nuestra mejor tradición.
Rechazamos este proyecto y lo hacemos a viva voz, tratando de avergonzar a aquellos que alguna vez se plantearon vaciarnos, uniformarnos, igualarnos de cualquier manera… ahora, usted. Proclamamos la injusticia de impedir el acceso a la filosofía a miles de jóvenes que, en el futuro, no pelearán contra el más duro de los enemigos, pero también el más agradecido: el pensamiento. Nos entristece que, en adelante, nuestros “buenos ciudadanos”, tal vez ganen candidez e ingenuidad, pero serán, con toda seguridad, menos belicosos y contarán con un olfato aún más torpe para la injusticia y la vulgaridad; esto hará de ellos hombres dóciles, aptos para la manipulación. El resultado no será un país más cohesionado, ni más trabajador, ni más eficaz, ni más competente. Será un país más estúpido y más pobre.
La filosofía es una píldora contra la idiotez, una exigencia de audacia, y la mejor apuesta para  la formación de hombres libres y valientes. Decida usted ahora a qué quiere llamar “un español” dentro de unos años, señor ministro.